Soluciones Basadas en la Evidencia para la Crisis del Encarcelamiento Masivo: Neurociencia y la Fianza en Efectivo

Artículo original: Evidence-Based Solutions to the Mass Incarceration Crisis: Neuroscience and Cash Bail, Zoe Guttman & Yuki Hebner

Traducido por Jenna Hartstein

~~~

El encarcelamiento masivo es una crisis de salud pública con particular relevancia para la comunidad neurocientífica. Una gran parte de nuestro trabajo como neurocientíficos gira en torno al sistema de justicia penal, que incluye las enfermedades mentales, el desarrollo de los adolescentes, la adicción y el logro educativo.

En los esfuerzos por hacer que la sociedad progrese mediante el empuje de los límites del conocimiento humano, se insta a la comunidad neurocientífica a considerar la incorporación de esfuerzos que aseguren que la ciencia existente se aproveche para la búsqueda de soluciones. El campo de la neurociencia ha ofrecido desde hace mucho tiempo una perspectiva hacia el tratamiento eficaz y compasivo de los más afectados por el sistema de justicia penal (por ejemplo, el continuo desarrollo cerebral hasta mediados de los 20 y la utilización de estos hallazgos al enjuiciamiento de niños como adultos — una práctica común en California), y se debe seguir abogando por la incorporación de la ciencia en el sistema de justicia penal.

Uno de los impulsores sorprendentes de la crisis del encarcelamiento masivo es la detención antes del juicio, que se refiere a la detención de los acusados de un delito antes de ser juzgados. El 95% del crecimiento de la población carcelaria estadounidense en los últimos 20 años se debe a la detención antes del juicio [1], que a su vez está impulsada por el sistema de fianza en efectivo. La fianza en efectivo es un término que muchos de nosotros probablemente hemos escuchado, pero entender el contexto de su funcionamiento es fundamental para entender cómo se ha desarrollado la crisis de la encarcelación en masa. En pocas palabras, un juez evalúa a un acusado antes del juicio (a veces con aportaciones de fiscales, de los agentes de libertades vigiladas, etc.) sobre si: (A) existe un riesgo de que huya (no se presente al juicio) o (B) representa un peligro para la sociedad. A los que se consideran inofensivos se les ofrece libertad hasta su juicio por una tarifa. La corte considera la incapacidad de pagar esa tasa como un riesgo de fuga, por lo que el acusado se encarcela antes del juicio (generalmente en cárceles locales que en realidad pueden plantear mayores peligros para la salud debido a la falta de servicios médicos integrales, especialmente en casos de enfermedades mentales [2-4]). Por lo tanto, el sistema de fianza en efectivo confunde la riqueza con la responsabilidad y canaliza efectivamente a las poblaciones marginadas y de bajos ingresos hacia nuestras cárceles. La fianza en efectivo es indefendible, y Estados Unidos es uno de los dos únicos países en el mundo que opera con lo que es un sistema abiertamente sesgado y discriminatorio.

“Por lo tanto, el sistema de fianza en efectivo confunde la riqueza con la responsabilidad y canaliza efectivamente a las poblaciones marginadas y de bajos ingresos hacia nuestras cárceles”

La fianza en efectivo es injusta. Al igual que mucho más en nuestra sociedad. ¿Por qué más nos debería importar? La fianza en efectivo es increíblemente ineficiente: compromete la salud pública sin resguardar justificadamente la seguridad pública. La interrupción de la vida cotidiana y sus efectos sobre la salud física y mental son graves [3-11]. Todo esto amplifica las cargas de salud, sociales y financieras asociadas con la reincidencia [4, 12-17]. Un encarcelamiento de sólo tres días aumenta las posibilidades de cometer otro delito y perpetúa el ciclo de encarcelamiento [17]. Véase “Los costos de la fianza en efectivo” para una evaluación de todas las ineficiencias y desigualdades de la fianza en efectivo.

La fianza en efectivo sigue prevaleciendo en California. Sin embargo, hay una variedad de alternativas prometedoras y puntos de datos:

  • La remisión a profesionales apropiados de adicción y salud mental reduce eficazmente la carga sobre el sistema de justicia criminal proporcionando a la vez la ayuda que las personas necesitan [18], pero está muy infrautilizada en el condado de Los Ángeles [19].
  • Las intervenciones restaurativas basadas en la comunidad han demostrado tener un gran éxito [20-24].
  • Empujones conductuales simples, como los recordatorios de mensajes de texto y el transporte a comparecencias en los tribunales, aumentan de manera efectiva y económica las apariciones en la corte [24-29].
  • Por otro lado, las intervenciones que priorizan la disciplina y la vigilancia han demostrado ser en gran medida ineficaces [20,21] y pueden elevar las tasas de encarcelamiento a través de infracciones técnicas menores [30,31]. También pueden causar presión financiera a través de mandatos para cosas como cursos que impiden el empleo (¿quién puede dejar el trabajo a la 1:00 de la tarde de un martes para un curso obligatorio que, si no se completa, los vuelve a encarcelar?) y costosos monitores de tobillo (¡a veces hasta 900 dólares!) [32].
  • Dar prioridad a los servicios antes del juicio que hagan hincapié en las soluciones restaurativas orientadas a la comunidad crearía miles de puestos de trabajo y se proyecta que ahorraría miles de millones al año (en el 2014, se estimaba 10 mil millones de dólares con una tasa de detención antes del juicio del 40% y 20 mil millones de dólares al 10% [33]).

Nuestro sistema actual de detención preventiva está en votación este noviembre y brinda la oportunidad de abordar este problema urgente. Como neurocientíficos e investigadores médicos, estamos dedicados a mejorar el estado de salud de las poblaciones vulnerables e impactadas por el sistema (los niños, los enfermos mentales, etc.) y debemos reconocer el valor que tendrán para la salud pública los enfoques basados en pruebas para abordar la detención preventiva. La única opción que garantiza la equidad y evita los peligros para la salud causados por el encarcelamiento, y que nos aleja de perpetuar el ciclo de encarcelamiento y traumatismo generacional, es cambiar hacia la libertad antes del juicio. De hecho, los lugares que han dado prioridad a la liberación antes del juicio no han visto un aumento en las ausencias judiciales, crímenes violentos o arrestos (en serio, no es broma [7,34-40]). En el condado de Santa Clarita, el 95% de los acusados liberados comparecen ante la corte y solo el 1% son arrestados nuevamente mientras esperan juicio [41].

“Como neurocientíficos e investigadores médicos, estamos dedicados a mejorar el estado de salud de las poblaciones vulnerables e impactadas por el sistema”

El sistema de fianza en efectivo de California es discriminatorio socioeconómica y racialmente y es peligroso para la salud física y mental. Lamentablemente, las medidas propuestas en el proyecto de ley 10 del Senado (SB10, ahora conocido como la Proposición 25) pueden ser aún peores [42]. Las reformas a la fianza propuestas en la votación de este noviembre no se prevé que reduzcan la detención preventiva antes del juicio [35,37,43-46]. La Proposición 25 se basa en las herramientas de evaluaciones de riesgo que determinan de manera algorítmica el riesgo de huir o de cometer un delito. Sin embargo, un algoritmo solo es tan bueno como los datos a su disposición y se sabe que estos datos discriminan en función de la raza y el estatus socioeconómico [37,45,47-57]. Se prevé que las medidas de la Proposición 25 sean tan discriminatorias como nuestro sistema actual. Incluso la ACLU (la Unión de Libertades Civiles Americana, por sus siglas en inglés) ha revocado su apoyo [58]. Consulte “Las Insuficiencias y los peligros de las herramientas de evaluación de los riesgos actuariales”  para todas las razones por las que las evaluaciones de riesgos son insuficientes.

Como científicos, estamos entrenados para reconocer los buenos datos de los malos, y podemos reconocer que estas soluciones son mediocres. Al pensar en diseñar un sistema previo al juicio, existen soluciones eficientes y reflexivas que también resultan ser simples y rentables. Se necesitan más investigaciones, que incluyan análisis longitudinales y ensayos de control aleatorizados [59], pero el trabajo que existe actualmente todavía puede utilizarse. La detención preventiva es una pieza importante pero singular para abordar la cuestión de la encarcelación en masa. Tenemos la responsabilidad de expresar nuestro apoyo a las soluciones basadas en la evidencia que permitan una sociedad justa, más segura y saludable.

“Las reformas a la fianza propuestas en la votación de este noviembre en la Proposición 25 (anteriormente Proyecto de Ley 10 del Senado) no se prevén que reduzcan la detención preventiva antes del juicio”

~~~

Escrito por Zoe Guttman y Yuki Hebner
Editado por Elizabeth Burnette y Holly Hake
Traducido por Jenna Hartstein

~~~

Los escritores y editores animan a los residentes de California a votar NO a la Proposición 25 de CA.

Obtenga más información sobre la ciencia de la fianza en efectivo en este artículo.

¿Interesado en apoyar a Knowing Neurons? Conviértase en patrón hoy y ayúdenos a cumplir nuestra misión de hacer que la neurociencia sea accesible para todos.

 

Become a Patron!

 

 

Referencias

 

Autor(es)

Zoe Guttman

Zoe recibió títulos en Ciencias Neurales y Psicología de la Universidad de Nueva York antes de mudarse a Los Ángeles para cursar su doctorado en Neurociencia en la Universidad de California, Los Ángeles. En el laboratorio de la Dra. Edythe London, combina la neurociencia cognitiva y la economía conductual (Neuroeconomía) para investigar la toma de decisiones bajo riesgo e incertidumbre tanto en las personas sanas como en las personas con trastornos adictivos. Ella utiliza técnicas de neuroimagenología (Resonancia Magnética Funcional, Tomografía por emisión de positrones), tareas económicas y modelos computacionales para comprender mejor por qué las personas toman decisiones deficientes en entornos de incertidumbre. Ella es cofundadora del Science Policy Group (Grupo de Políticas Científicas) de UCLA y una entusiasta de la política científica y la comunicación.

 

 

 

 

Yuki Hebner

Yuki obtuvo su licenciatura en Biología Molecular y Bioquímica por la Universidad de Wesleyan antes de comenzar su doctorado en regulación génica, epigenómica y transcriptómica en UCLA. En el laboratorio del Dr. Luis de la Torre-Ubieta, ella estudia la remodelación de la cromatina durante el desarrollo cortical humano para comprender los mecanismos epigenéticos subyacentes a la enfermedad psiquiátrica. Le apasiona explorar la biología de la cromatina y el neurodesarrollo y también está motivada en abogar por la incorporación de la ciencia existente para ayudar a guiar la resolución de problemas en la sociedad. Yuki es vicepresidente del Grupo de Políticas Científicas de UCLA.

 

 

 

 

 

Authors

  • Zoe received degrees in Neural Science and Psychology from New York University before moving to Los Angeles to pursue her PhD in Neuroscience at the University of California, Los Angeles. In the lab of Dr. Edythe London, she combines cognitive neuroscience and behavioral economics (Neuroeconomics) to investigate decision-making under risk and uncertainty in both healthy people and those with addictive disorders. She uses neuroimaging methods (fMRI, PET), economic tasks, and computational models to better understand why people make less-than-ideal choices in environments of uncertainty. She is a co-founder of the Science Policy Group at UCLA and enthusiastic about science policy and communication.

  • Yuki earned her BA and MA in Molecular Biology and Biochemistry at Wesleyan University before starting her PhD in Gene Regulation, Epigenomics, and Transcriptomics at UCLA. In the lab of Dr. de la Torre-Ubieta, she studies chromatin remodeling during human cortical development to understand the epigenetic mechanisms underlying psychiatric disease. She is passionate about exploring chromatin biology and neurodevelopment, and is also motivated to advocate for the incorporation of the existing science to help guide problem solving in society. Yuki is the VP of the Science Policy Group at UCLA.

  • Jenna Hartstein is an undergraduate student at UCLA studying Human Biology and minoring in Spanish. She is a member of an on campus lab where she is studying the impact of stress processes (depression, anxiety, early life adversity) on perinatal outcomes and infant health. She enjoys connecting the realms of neuroscience with her Spanish minor as a student translator for Knowing Neurons. After her graduation, she hopes to continue her studies in medical school. Jenna Hartstein es una estudiante de licenciatura de biología humana con especialidad en Español en UCLA. Es miembro de un laboratorio que investiga el impacto de los procesos del estrés (depresión, ansiedad y adversidad de vida temprana) en los resultados perinatales y la salud infantil. Le gusta conectar los campos de la neurociencia con sus estudios de español como a través de la traducción al español de artículos de Knowing Neurons. Tras su graduación, su objetivo es continuar sus estudios en la escuela de medicina.

Zoe Guttman

Zoe received degrees in Neural Science and Psychology from New York University before moving to Los Angeles to pursue her PhD in Neuroscience at the University of California, Los Angeles. In the lab of Dr. Edythe London, she combines cognitive neuroscience and behavioral economics (Neuroeconomics) to investigate decision-making under risk and uncertainty in both healthy people and those with addictive disorders. She uses neuroimaging methods (fMRI, PET), economic tasks, and computational models to better understand why people make less-than-ideal choices in environments of uncertainty. She is a co-founder of the Science Policy Group at UCLA and enthusiastic about science policy and communication.

Leave a Reply

%d bloggers like this: