Knowing Neurons
¿Sabías que…?Grandes IdeasTrastornos neurológicos y psiquiátricos

La Ley de la Atracción, el efecto placebo, y la conexión entre el cerebro y el sistema inmunitario

Artículo original: The law of attraction, the placebo effect and the immune-brain connection, Caitlin Aamodt

Traducido por Julia Clark

~~~

Los investigadores biomédicos lo llaman «el experimento más reproducido en la historia de la ciencia.» En pocas palabras, el efecto placebo es un fenómeno por el cual las personas que creen estar recibiendo un tratamiento para una enfermedad se mejoran espontáneamente, incluso cuando el «tratamiento» es falso. Normalmente el placebo es una pastilla inerte que parece de verdad, tal como lo sería una pastilla de azúcar (aunque los placebos también pueden incluir otras sustancias inertes). Este fenómeno es tan potente que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) exige estudios controlados con placebo de todos los fármacos que salen al mercado. En promedio, el efecto placebo produce una mejoría en el 30% de los sujetos que lo reciben, y esa cifra es aún mayor en el caso de otras afecciones (por ejemplo, el 45% en el caso de la depresión). De hecho, las agencias federales incluso exigen simulacros de cirugías en el cerebro cuando se prueban nuevos implantes para enfermedades progresivas y terminales, como la enfermedad de Parkinson.


“No existen pruebas científicas de la Ley de la Atracción”

¿Cómo es que una pastilla de azúcar pueda ser tan eficaz para tratar enfermedades humanas intratables? Algunos afirman que este fenómeno es una prueba de la «Ley de la Atracción», un concepto de la Nueva Era que sugiere que pensar en las cosas puede cambiar directamente la realidad. En otras palabras, la Ley de la Atracción sugiere que visualizar el objetivo deseado, como hacerse rico, hará que se haga realidad. Aunque el término «Ley de la Atracción» se utilizó por primera vez en un libro titulado The Secret escrito por Rhonda Byrne en 2006, el concepto aparece desde la antigüedad en la religión y el misticismo.

No existen pruebas científicas de la Ley de la Atracción, y se considera como pseudociencia (un concepto que parece científico pero que carece de pruebas científicas que lo respalden). The Secret puede formular hipótesis que suenan científicas, pero cuando se examinan críticamente suelen carecer de sentido. «Los pensamientos envían esa señal magnética que atrae el paralelo hacia ti», según Joe Vitale, colaborador de The Secret. Sin embargo, Michael Shermer, escritor para Scientific American rebate que debería ser de sentido común que los imanes atraen polos opuestos. Destaca que los escritores de la Nueva Era pueden utilizar pruebas científicas fuera de contexto para racionalizar sus afirmaciones. Es cierto que el cerebro produce un campo magnético muy débil, pero se disipa rápidamente y su efecto es insignificante en comparación con otras fuentes, como el campo magnético terrestre. Muchos otros científicos también se han pronunciado en contra de la apropiación de términos técnicos para legitimar este concepto.

A pesar de ello, la Ley de la Atracción demuestra empíricamente ser una herramienta eficaz para que muchas personas la utilicen en su vida personal. ¿Será que el efecto placebo explica científicamente la Ley de la Atracción, o podría una hipótesis comprobable basada en pruebas científicas explicar ambas cosas?

La clave puede estar en la interacción entre el sistema inmunitario y el cerebro. Hasta hace muy poco, se pensaba que el cerebro estaba separado del sistema inmunitario periférico. Pero en 2015 los científicos tuvieron que reescribir los libros de texto después de que se descubrieran células T y un sistema de drenaje linfático en el cerebro. Fue un gran descubrimiento, porque la inflamación desempeña un papel importante en la remodelación sináptica sana, así como en las enfermedades neuropsiquiátricas. Esto incluye enfermedades degenerativas como el alzhéimer, enfermedades mentales como la depresión o la drogadicción, discapacidades del desarrollo como el autismo, y muchas otras.

“Por lo tanto, la experiencia de sentirse desamparado en lugar de sentirse empoderado podría tener un efecto fundamental en el sistema inmunitario.”

Durante el desarrollo normal, empezamos con más conexiones sinápticas de las necesarias y, con el tiempo, las refinamos para que los circuitos neuronales que desarrollamos tengan una señal nítida y clara. Este proceso continúa durante toda la vida, ya que las dendritas se remodelan para retener nueva información. En las neuronas normales, los marcadores de inflamación le indican a la microglía y a los monocitos qué partes de la célula deben eliminar, y las dendritas neuronales se podan en función de esta señal. Cuando la señalización inmunitaria se descontrola, este proceso se interrumpe, lo que provoca cambios o alteraciones observables en la cognición.

Curiosamente, la experiencia social también puede provocar cambios en la señalización inmunitaria. En 2016, una serie de experimentos geniales de Jenny Tung demostró que cuando se altera artificialmente el estatus de un mono macaco dentro de una jerarquía social, la actividad de las células inmunitarias cambia conforme a esa experiencia social. Los monos de estatus más bajo presentaron una reacción inflamatoria más intensa, que puede dañar los tejidos y aumentar el riesgo de sufrir depresión. Los monos de estatus más bajo expresaron más genes asociados con la defensa antibacteriana, mientras que los monos de estatus más alto expresaron genes en la más eficiente vía antiviral.

Así pues, la experiencia de sentirse desamparado en lugar de sentirse empoderado podría tener un efecto fundamental en el sistema inmunitario. Cuando las personas utilizan la Ley de la Atracción, cambian la percepción de su estatus social o de su estatus social futuro, lo que podría llevar a cambios en la señalización inmunológica cerebral. Del mismo modo, la experiencia social de un paciente al recibir tratamiento médico podría actuar sobre sus células inmunitarias para reducir los síntomas relacionados con la inflamación.

En resumen, el efecto placebo no sirve para probar que la Ley de la Atracción está basada en el misticismo. Más bien, los recientes avances en la conexión entre la experiencia social y la actividad inmunocerebral pueden explicar por qué a veces observamos un efecto tan potente. Así que animémonos y hagámonos esa afirmación positiva en el espejo hoy. Pueda ser que los resultados no sean mágicos en el sentido tradicional, pero la fisiología subyacente podría ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos.

~~~

Escrito por Caitlin Aamodt
Ilustrado por Kayleen Schreiber

Traducido por Julia Clark

~~~

¡Conviértete un patrocinador!


Referencias

Peck, P. 2000. Sham Surgery Shakes Up Scientists, Ethicists. WebMD.

Radford B. 2009. The Pseudoscience of ‘The Secret’. Live Science.

Stetka B. 2015. Important Link between the Brain and Immune System Found. Scientific American.

Wu Y, Dissing-Olesen L, MacVicar BA, Stevens B. 2016. Microglia: Dynamic Mediators of Synapse Development and Plasticity. Trends Immunol. 36(10): 605–613.

Garré JM, Silva HM, Lafaille JJ, Yang G. 2017. CX3CR1+ monocytes modulate learning and learning-dependent dendritic spine remodeling via TNFα. Nat. Med. 23(6)

Caruso C. 2016. Who’s Top Monkey? How Social Status Affects Immune Health. Scientific American.

Wei M. 2017. New Research Shows Depression Linked with Inflammation. Psychology Today.


Autora

Caitlin Aamodt

Caitlin Aamodt es una estudiante doctoral en Neurociencia en UCLA en el laboratorio de la Dra. Stephanie White. Sus investigaciones se enfocan en el uso de aves cantoras como un modelo traslacional para el descubrimiento de medicamentos para el tratamiento del autismo y otros trastornos del neurodesarrollo. En general, está interesada en la regulación genética del comportamiento, la evolución cognitiva y la neurofarmacología. Además de su trabajo para Knowing Neurons, sus ensayos científicos han aparecido en Aeon, Discover, What is Epigenetics? entre otros. Pueden ver más información sobre la autora en caitlinaamodt.wordpress.com.

Author

  • Caitlin Aamodt

    Caitlin Aamodt es una candidata a doctorado en Neurociencia en UCLA donde está desarrollando una nueva terapia neuro-epigenética para tratar los déficits de comunicación vocal aprendida usando modelos de zebra finch en el laboratorio de Stephanie White. Sus intereses de investigación incluyen epigenética comportamental, evolución cognitiva y neurofarmacología. Además de Knowing Neurons, su comunicación científica ha aparecido en blogs cómo Speaking of Research y What is Epigenetics? En su tiempo libre Caitlin disfruta la música electrónica, cuidar plantas, practicar yoga y escribir ciencia ficción. La podéis encontrar online en caitlinaamodt.wordpress.com.

Caitlin Aamodt

Caitlin Aamodt es una candidata a doctorado en Neurociencia en UCLA donde está desarrollando una nueva terapia neuro-epigenética para tratar los déficits de comunicación vocal aprendida usando modelos de zebra finch en el laboratorio de Stephanie White. Sus intereses de investigación incluyen epigenética comportamental, evolución cognitiva y neurofarmacología. Además de Knowing Neurons, su comunicación científica ha aparecido en blogs cómo Speaking of Research y What is Epigenetics? En su tiempo libre Caitlin disfruta la música electrónica, cuidar plantas, practicar yoga y escribir ciencia ficción. La podéis encontrar online en caitlinaamodt.wordpress.com.