Knowing Neurons
¿Sabías que…?ConcienciaEvolución de cogniciónFilosofíaGrandes IdeasJoel's PickNeuro noticias

Cómo flotar en la oscuridad hace que la mente se olvide del cuerpo

Artículo original: How Floating in Darkness Takes the Body off the Mind,  Joel Frohlich

Traducido por Reyna Ediss

~~~

¿Qué sucede cuando nuestra mente se desconecta de todas las sensaciones externas? Primero, nos desvestimos, nos ponemos tapones para los oídos y entramos en un tanque de flotación, el agua a la temperatura de nuestra piel y saturada de sales de Epsom. Apenas sentimos el agua y flotamos sin esfuerzo dada su alta salinidad. Luego, cerramos la tapa del tanque y nos recibe la oscuridad. No vemos nada, no escuchamos nada, no sentimos nada…
¿O sí? Investigaciones recientes sobre los llamados tanques de «privación sensorial» revelan que, a pesar del apelativo, la experiencia en estos tanques es más como una potenciación sensorial. Los pacientes con trastorno de ansiedad aprenden no solo a sentir su respiración y latidos de corazón, sino también a percibir estas sensaciones como agradables y no tan relacionadas con la ansiedad. Además, los mismos investigadores del Laureate Institute for Brain Research (LIBR) en Tulsa, Oklahoma, responsables del hallazgo anterior, también han encontrado enormes reducciones en la ansiedad a corto plazo después de que los pacientes flotaran por solo 60 minutos. Esto sugiere que la reducción sensorial, que se puede experimentar en centros de flotación comerciales en muchas ciudades, es una terapia novedosa para olvidar viejas asociaciones entre las sensaciones viscerales (como los latidos del corazón) y la ansiedad y aprender nuevas asociaciones entre estas sensaciones y la relajación (después de todo, no podemos sentir pánico y relajarnos en el agua al mismo tiempo).

“Esto sugiere que la reducción sensorial…es una terapia novedosa para olvidar viejas asociaciones entre las sensaciones viscerales (como el latido del corazón) y la ansiedad…”

¿Pero cómo se ve afectada la actividad cerebral con la flotación? Para averiguarlo, los investigadores de LIBR dirigidos por Justin Feinstein analizaron los cerebros de 24 voluntarios sanos antes e inmediatamente después de tres sesiones semanales de flotación de 90 minutos cada una. Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional, compararon los resultados con los datos recopilados de un grupo aparte que se reclinó en una silla de espuma ultra suave en una sala oscura durante tres sesiones en lugar de flotar. Los resultados muestran que la comunicación o «conectividad funcional» dentro y entre las redes cerebrales, como se deduce de las correlaciones entre la actividad en diferentes regiones cerebrales, disminuyó en ambas condiciones. Esta comunicación reducida podría ser característica de la reducción sensorial en múltiples contextos, incluyendo el flotar y descansar en una silla.

“Los resultados muestran que la comunicación o «conectividad funcional» dentro y entre las redes cerebrales, como se deduce de las correlaciones entre la actividad en diferentes regiones cerebrales, disminuyó en ambas condiciones.”

Especialmente llamativos fueron los hallazgos relativos a la red neuronal por defecto del cerebro, que está involucrada en procesos de divagación mental o autorreferenciales. La red neuronal por defecto tiende a activarse cuando se le pide a los participantes que descansen y no hagan nada en particular, las mismas instrucciones que se les dieron a los voluntarios del estudio durante la resonancia magnética funcional. Así como la investigación con la meditación ha demostrado que esta red se apaga cuando decrece la actividad mental y una persona le pone atención a las sensaciones del momento, los investigadores encontraron que la conectividad dentro y entre los nodos, o sitios de comunicación importantes, de la red neuronal por defecto se reduce considerablemente después de flotar. Además, la conectividad entre la red neuronal por defecto y la red somatomotora (responsable de las representaciones corporales), también es más débil después de la reducción sensorial. Aunque ambas condiciones—acostado en una silla y flotando—mostraron patrones similares de conectividad reducida, la condición de flotación mostró la mayor disminución.

El hallazgo de los autores de que la flotación disocia la red neuronal por defecto (responsable de la actividad mental) de la red somatomotora (responsable de las representaciones corporales) se resume brevemente en el título del artículo «Taking the body off mind» (Sacando el cuerpo de la mente). Le pregunté al Dr. Feinstein si esto presenta una paradoja (¿cómo, después de todo, la flotación hace que la mente se olvide del cuerpo mientras a la vez se mejora la interocepción, o la capacidad de percibir sensaciones dentro del cuerpo?)

«La mayor parte de la intensificación interoceptiva que estamos viendo es durante la flotación en sí», me comentó el Dr. Feinstein a través de Zoom. «En realidad, no estábamos observando una tarea interoceptiva activa durante el estado de reposo [cuando se escanearon los cerebros de los participantes]». Debido a que la resonancia magnética funcional requiere un imán gigante, no es posible escanear el cerebro de los participantes dentro del tanque de flotación, así que lo que los investigadores encontraron después de la experiencia flotante podría ser ligeramente diferente de lo que sucede en el cerebro durante la reducción sensorial.

Pero volviendo al título,—¿qué significa? «La representación del cuerpo en el cerebro (como se representa en las cortezas somatosensoriales) fue lo que mostró la mayor reducción en la conectividad después de la flotación, y el grado de esta reducción estaba relacionado con el grado de serenidad inducido por la experiencia flotante. Cuando se combina con la conectividad reducida que se encontró en la red neuronal por defecto posterior, los hallazgos sugieren que la flotación induce una especie de homeostasis en la representación corporal de la mente».

Esta reducción en la conectividad, aunque registrada después de que los participantes flotan, podría relacionarse con las experiencias extracorporeas que se reportan ocasionalmente en el tanque. «Flotar fundamentalmente altera toda la información sensorial aferente que entra al cerebro a través del cuerpo, creando este estado homeostático de quiescencia», dijo el Dr. Feinstein. «De repente, no se sienten fuerzas gravitacionales. De repente, no hay toda esta tensión muscular propioceptiva. Y ahora por primera vez, el cerebro está sintiendo el cuerpo en un ambiente desprovisto de gravedad y propiocepción. Es un estado muy particular … Realmente no se puede simular el estado de flotación a menos de que se envíe a alguien al espacio exterior».

“Es un estado muy particular … Realmente no se puede simular el estado de flotación a menos de que se envíe a alguien al espacio exterior.”

La participación específica de la red neuronal por defecto posterior (es decir, partes de la red ubicadas en la zona trasera de la corteza cerebral) podría aludir a su papel mayor en la percepción consciente, en comparación con la red neuronal por defecto anterior (es decir, partes de la red ubicadas hacia el frente de la corteza cerebral); un parangón muy debatido en este momento por los neurocientíficos (ver aquí) y (aquí). «La red neuronal por defecto anterior no se requiere para los estados conscientes o la autoconsciencia. Está claramente involucrada, pero no es necesaria», dijo el Dr. Feinstein, que ha publicado un trabajo sobre un paciente con la autoconciencia conservada a pesar de un daño cerebral frontal extenso. «Mientras que creo que estas regiones posteriores de la red neuronal por defecto son necesarias, y si fuéramos a dañarlas… veríamos un efecto mucho más causal en términos de su relación con la consciencia y la autoconsciencia.»

¿Qué sigue para la investigación de flotación? «Continúo colaborando muy estrechamente con [el coautor del estudio] Sahib Khalsa», dijo el Dr. Feinstein, «y en realidad ha encontrado maneras de hacer estudios de resonancia magnética funcional donde les inyecta una forma sintética de adrenalina a pacientes ansiosos mientras están en el escáner para obtener una conexión corazón-cerebro muy limpia.» Estudios futuros podrían realmente ver cómo la flotación protege a los pacientes de la ansiedad cuando más adelante se les administra adrenalina después de flotar, todo mientras exploramos sus cerebros y adquirimos nuevos datos de resonancia magnética funcional para explorar hipótesis sobre cómo la flotación reduce la ansiedad.

El trabajo actual del equipo LIBR fue publicado en la revista Human Brain Mapping en abril.

Este artículo fue publicado originalmente por Psychology Today.

~~~

Escrito por Joel Frohlich
Traducido por Reyna Ediss
Ilustrado por Rajamani Selvam

~~~

¡Conviértete un patrocinador!

Autor

Joel Frohlich

Joel Frohlich es un investigador postdoctoral que está estudiando la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Él está interesado en el uso de la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuando una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando los marcadores electroencefalográficos de los trastornos del desarrollo neurológico en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede consultar el blog de Joel llamado «Conciencia, Auto-organización y Neurociencia en Psychology Today. Para obtener más información sobre la investigación y los ensayos de Joel, visite el sitio web de Joel en joelfrohlich.com.

Traductora

Reyna Ediss

Author

  • Joel Frohlich

    Joel Frohlich es un postdoctorado que estudia la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Está interesado en utilizar la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuándo una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando marcadores electroencefalográficos de trastornos del neurodesarrollo en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede visitar el blog de Joel: Conciencia, autoorganización y neurociencia en Psychology Today. Para

Joel Frohlich

Joel Frohlich es un postdoctorado que estudia la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Está interesado en utilizar la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuándo una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando marcadores electroencefalográficos de trastornos del neurodesarrollo en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede visitar el blog de Joel: Conciencia, autoorganización y neurociencia en Psychology Today. Para