Knowing Neurons
¿Sabías que…?Fundamentos del cerebroGrandes Ideas

No somos ni cerebralmente zurdos ni cerebralmente diestros

Artículo original: No somos ni cerebralmente zurdos ni cerebralmente diestros,  Joel Frohlich

Traducido por Keya Vijapure

~~~

En la escuela ficticia de magia y hechicería de Hogwarts en la serie Harry Potter, un sombrero mágico decide a que casa pertenecen los estudiantes basándose en sus personalidades. Del mismo modo, en la escuela primaria, algún maestro podría haber declarado que un lado de nuestro cerebro era más fuerte que el otro según nuestra personalidad. Si somos creativos o artísticos, se nos habría identificado como “cerebralmente diestros.” Si somos analíticos o se nos facilitan las matemáticas, se nos habría identificado como “cerebralmente zurdos.”

Incluso podríamos haber usado esta clasificación cerebral para elegir una universidad o una carrera. Y si bien cada uno de nosotros tiene aptitudes y habilidades únicas, no existe el concepto del cerebro diestro o el cerebro zurdo. El hemisferio cerebral izquierdo es para el poeta o novelista de “cerebro diestro” lo que los músculos isquiotibiales y los cuádriceps son para un velocista competitivo.”

 

Al menos no en la forma en que nuestro maestro de escuela nos lo explicó. Y si existiera tal cosa, casi todos nosotros seríamos cerebralmente zurdos. El hemisferio cerebral izquierdo controla el lado derecho del cuerpo, y alrededor del 90 por ciento de las personas prefieren escribir con la mano derecha, lo que nos confirma el dominio motor del lado izquierdo cerebral. Además, las habilidades lingüísticas están lateralizadas a la izquierda, o controladas principalmente por el hemisferio izquierdo, en más del 90 por ciento de las personas. Eso incluye al 78 por ciento de las personas que no son diestras.

“… gran parte de nuestra obsesión con los dos hemisferios cerebrales puede haber comenzado con los estudios de pacientes con el “cerebro dividido” en los años 50”

¿Acaso esto significa que los pocos que quedan con el lenguaje controlado por el hemisferio derecho son «cerebralmente diestros»? Lo más probable es que estas personas tengan, en general, las mismas habilidades y aptitudes que el otro 90 por ciento de nosotros, las personas «cerebralmente zurdas». Solo cambia el lugar en el cerebro donde se localiza el lenguaje.

El hemisferio cerebral izquierdo es para el poeta o novelista de «cerebro diestro» lo que los músculos isquiotibiales y los cuádriceps son para un velocista competitivo. Debido a que la capacidad de comprender y producir lenguaje se centra en el lado izquierdo del cerebro en casi todo el mundo, caricaturizar a los individuos creativos como si usaran su cerebro derecho más que su cerebro izquierdo es un poco absurdo.

De la misma manera, las habilidades visoespaciales—localizadas en el hemisferio cerebral derecho—son absolutamente necesarias para los talentos de las personas «cerebralmente zurdas», como la ciencia o la ingeniería. La habilidad para interpretar ecuaciones algebraicas en términos de curvas geométricas es la especialidad del cerebro derecho.

Entonces, ¿de dónde viene esta dicotomía derecha-izquierda? Como se mencionó anteriormente, algunas habilidades están fuertemente lateralizadas a un hemisferio del cerebro. Pero gran parte de nuestra obsesión con los dos hemisferios cerebrales puede haber comenzado con los estudios de pacientes con el «cerebro dividido» en los años 50. En esta época, las personas que sufrían múltiples convulsiones al día se sometían a una cirugía intensa para tratar su epilepsia.

Para calmar las tormentas eléctricas que asolaban los cerebros de estos pacientes, se cortaban las fibras nerviosas que conectan los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. Estas fibras se conocen colectivamente como el cuerpo calloso. A medida que esta vía para el intercambio de información se silencia, la consciencia cambia de manera profunda, y las especialidades de cada hemisferio cerebral se distinguen más fácilmente.

El cuerpo calloso en rojo. Wikimedia/Life Science Databases

Una vez que se corta el cuerpo calloso, el paciente, ahora con el cerebro dividido, parece asombrosamente normal a primera vista. Pero experimentos minuciosos revelan que esta persona es en realidad dos personas, dos flujos de consciencia en un solo cuerpo. En estos experimentos, realizados por Roger Sperry, ganador de premio Nobel, se desarrollaron formas nuevas de enviar información a solo un lado del cuerpo (y, por lo tanto, solo al hemisferio cerebral que controla ese lado del cuerpo).

En un experimento, al hemisferio derecho se le mostró una imagen de un paisaje nevado mientras que al hemisferio izquierdo se le mostró una imagen de una gallina. Luego se le instruyó al hemisferio derecho que seleccionara la imagen de un objeto que coincidiera con la escena presentada. Después de seleccionar un objeto apropiado–una pala de nieve–se le pide al paciente con el cerebro dividido que justifique esta decisión. Recordemos, solo el hemisferio izquierdo, que unicamente percibió la gallina, puede hablar. Debido a esto, el paciente daría una respuesta como “puedo usar la pala para sacar los excrementos del gallinero.”

Los neurocientíficos pueden explotar la fisiología del sistema visual para mostrar información selectivamente a solo un hemisferio del cerebro. Imagen por el usuario de Wikimedia Mads00.

¿Por qué el hemisferio izquierdo dio esta respuesta? Debido a que no puede ver el paisaje nevado, el hemisferio izquierdo no sabe que la pala fue seleccionada para palear nieve. Por lo tanto, este flujo de consciencia separado inventa una nueva razón que involucra a la gallina que puede ver.

El hemisferio derecho no puede hablar, pero puede señalar palabras como «sí» o «no» para responder a una pregunta. El neurólogo V. S. Ramachandran cuenta una anécdota de un paciente con el cerebro dividido a quien se le preguntó si creía en Dios. El hemisferio derecho señaló que “sí”, mientras que el hemisferio izquierdo declaró que “no.” Esto parece indicarnos que cada hemisferio cree cosas distintas y tiene personalidades diferentes, desafiando la noción de que cada uno de nosotros somos una persona indivisible.

Pero esto no justifica el concepto psicológico popular de «cerebro zurdo» o «cerebro diestro». Los dos hemisferios son diferentes, sin embargo, las tecnologías de imagen cerebrales como la resonancia magnética funcional, sugieren que, en promedio, usamos ambos lados de nuestro cerebro por igual. Todos somos «cerebralmente ambidiestros».

Si alguna vez hubo una persona cerebralmente zurda o diestra, sería una de las dos personalidades que cohabitan en el cráneo de un paciente con un cerebro dividido. Para el resto de nosotros, estas etiquetas son tan ficticias como Harry Potter.

Ah, ¿y eso de usar solo el diez por ciento de nuestro cerebro? También podemos olvidarnos de esa basura.

~

Esta publicación también apareció en Psychology Today y fue el guión de una colaboración en video entre Joel y el canal de Youtube Professor Dave Explains.

~~~

Escrito por Joel Frohlich
Ilustrado por Sean Noah
Traducido por Keya Vijapure

~~~

¡Conviértete un patrocinador!

Left and Right Brain

Referencias
Nielsen, J. A., Zielinski, B. A., Ferguson, M. A., Lainhart, J. E., & Anderson, J. S. (2013). An evaluation of the left-brain vs. right-brain hypothesis with resting state functional connectivity magnetic resonance imaging. PloS one, 8(8), e71275.

Wimsweden. “Split brain with one half atheist and one half theist.” Online video clip. YouTube. Youtube, 3 de junio de 2010. Web. 8 de febrero de 2018. https://youtu.be/PFJPtVRlI64

Gazzaniga, M. (2012). Who’s in Charge?: Free Will and the Science of the Brain. Chapter 2: The Parallel and Distributed Brain. Hachette UK.

Harris, S. (2014). Waking up: A guide to spirituality without religion. Chapter 2: The Mystery of Consciousness. Simon and Schuster.
Autor(es)


Autor

Joel Frohlich

Joel Frohlich es un investigador postdoctoral que está estudiando la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Él está interesado en el uso de la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuando una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando los marcadores electroencefalográficos de los trastornos del desarrollo neurológico en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede consultar el blog de Joel llamado «Conciencia, Auto-organización y Neurociencia» en Psychology Today. Para obtener más información sobre la investigación y los ensayos de Joel, visite el sitio web de Joel en joelfrohlich.com.

Traductora

Keya Vijapure

Author

  • Joel Frohlich

    Joel Frohlich es un postdoctorado que estudia la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Está interesado en utilizar la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuándo una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando marcadores electroencefalográficos de trastornos del neurodesarrollo en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede visitar el blog de Joel: Conciencia, autoorganización y neurociencia en Psychology Today. Para

Joel Frohlich

Joel Frohlich es un postdoctorado que estudia la consciencia en el laboratorio de Martin Monti en UCLA. Está interesado en utilizar la actividad cerebral registrada con la electroencefalografía para inferir cuándo una persona está consciente. Joel obtuvo su doctorado de UCLA en el 2018 estudiando marcadores electroencefalográficos de trastornos del neurodesarrollo en el laboratorio de Shafali Jeste. También puede visitar el blog de Joel: Conciencia, autoorganización y neurociencia en Psychology Today. Para