Knowing Neurons
ConcienciaAprendizaje y memoriaTrastornos neurológicos y psiquiátricos

Cuando divides el cerebro, ¿divides a la persona?

Artículo original: When You Split the Brain, Do You Split Person?, Yaïr Pinto

Traducido por Diana Rejón

Editado por Aileen Mostajo Ley, Juan Rottenwöhrer, Rabea Dauwe, Marius Eubel y Viktoria Belloth

~~~

Quizás el cerebro es la máquina más compleja del universo. Consta de dos hemisferios cerebrales, cada uno tiene una gran cantidad de módulos diferentes. Afortunadamente, todas estas partes separadas no son agentes autónomos. Están interconectados y todas las partes trabajan en armonía para crear un ser único: tú.

Pero, ¿qué pasaría si destruyéramos esta armonía? ¿Y si algunos de los módulos empezaran a operar independientemente de los demás? Curiosamente, esto no es solo un experimento mental; para algunas personas, es la realidad.

En los pacientes con el “cerebro dividido”, el cuerpo calloso – la vía de comunicación entre los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho – se secciona quirúrgicamente para detener una epilepsia, que de otro modo sería intratable.

“Si divides a la persona cuando divides el cerebro, eso deja poco espacio para un alma inmaterial”.

La operación es eficaz para detener la epilepsia; si empieza una intensa actividad neuronal en un hemisferio, el aislamiento garantiza que no se propague a la otra mitad. Pero sin el cuerpo calloso, los hemisferios prácticamente no tienen medios para intercambiar información.

¿Entonces, qué le ocurre a la persona? Si las partes dejan de estar sincronizadas, ¿sigue el cerebro produciendo una persona? Los neurocientíficos Roger Sperry y Michael Gazzaniga se propusieron investigar esta cuestión en las décadas de 1960 y 1970, y descubrieron datos sorprendentes que sugerían que, al dividir el cerebro, también se divide a la persona. Sperry ganó el Premio Nobel de Medicina por su trabajo sobre la división del cerebro en 1981.

¿Cómo comprobaron los investigadores que la división del cerebro produce a dos personas, una por hemisferio? A través de una configuración inteligente que controla la circulación de información visual al cerebro.

Ya sabían que ambos ojos enviaban información a los dos hemisferios del cerebro – y que la relación era compleja. Si se enfocaba en un punto, entonces todo lo que estaba a la izquierda de su punto (el campo visual izquierdo) lo procesaba el hemisferio derecho, y todo lo que estaba a la derecha de su punto de fijación (el campo visual derecho) lo procesaba el hemisferio izquierdo. Además, el hemisferio izquierdo controlaba el lado derecho del cuerpo y la producción lingüística, mientras que el hemisferio derecho controlaba el lado izquierdo del cuerpo. Cuando Sperry y Gazzaniga introdujeron estímulos en el campo visual derecho (procesado por el hemisferio izquierdo parlante), el paciente respondió con normalidad. De todas formas, cuando se introdujeron los estímulos en el campo visual izquierdo (procesado por el hemisferio derecho mudo), el paciente decía que no veía nada. Sin embargo, su mano izquierda dibujaría la imagen mostrada. Al preguntarle por qué su mano izquierda reaccionó de esa forma, el paciente parecía confundido y respondió que no tenía idea.

¿Qué estaba pasando aquí? El hemisferio izquierdo no lograba ver el campo visual izquierdo, entonces cuando aparecía un estímulo allí, respondía correctamente que no veía nada. Pero, el hemisferio derecho sí percibía el estímulo, y lo indicó de la única forma que podía, dirigiendo a la mano izquierda. La conclusión deducida por Sperry y Gazzaniga era clara. Un solo paciente con cerebro dividido debería ser considerado como dos pacientes con medio cerebro, en cierto modo una especie de gemelos siameses. Sperry argumentó que esto iba más allá de la mera curiosidad – literalmente comprobaba el concepto de materialismo en el ámbito de la conciencia. Si divides a la persona cuando divides el cerebro, eso deja poco espacio para un alma inmaterial.

¿Caso cerrado? Para mí, no. Tenemos que admitir que los pacientes con el cerebro dividido se sienten y se comportan con normalidad. Si un paciente con el cerebro dividido entra en la habitación, no notarás nada inusual. Y ellos mismos afirman que no habían cambiado, aparte de haberse librado de terribles ataques epilépticos. Si la persona estuviera realmente dividida, esto no sería verdad.

“Sorprendentemente, en estos dos pacientes, encontramos algo completamente diferente…”

Para llegar al fondo de la cuestión, mi equipo de la Universidad de Ámsterdam revaluó este tema fundamental al examinar a dos pacientes con el cerebro dividido, evaluamos si podían responder con precisión a objetos en el campo visual izquierdo (percibidos por el lado derecho del cerebro), y al mismo tiempo, responder verbalmente o con la mano derecha (controlado por el lado izquierdo del cerebro). Sorprendentemente, en estos dos pacientes, nosotros encontramos algo completamente diferente a lo que encontraron antes Sperry y Gazzaniga. Ambos pacientes mostraron plena conciencia de la presencia y localización de los estímulos en todo el campo visual – tanto a la derecha como a la izquierda. Cuando los estímulos aparecían en el campo visual izquierdo, prácticamente nunca decían (o indicaban con la mano derecha) que no veían nada. Más bien, ellos indicarían con precisión que algo había aparecido, y dónde.

Pero los pacientes con el cerebro dividido que estudiamos no eran aún completamente normales. Los estímulos no podían compararse a través de la línea media del campo visual. Además, cuando el estímulo aparecía en el campo visual izquierdo, el paciente era mejor indicando sus propiedades visuales (¡aún cuando respondía con la mano derecha o verbalmente!), y cuando el estímulo aparecía en el campo visual derecho, era mejor etiquetarlo verbalmente (aún cuando respondía con la mano derecha).

Basándonos en estos resultados, hemos propuesto un nuevo modelo del síndrome del cerebro dividido. Cuando divides el cerebro, sigues teniendo una sola persona. Aun así, esta persona percibe dos flujos de información visual, uno para cada campo visual. Y esa persona no es capaz de integrar las dos corrientes. Es como si él viera una película desincronizada, pero no con el audio y con el vídeo

Este artículo fue publicado originalmente en AEON y se ha publicado de nuevo bajo Creative Commons.

~~~

Escrito por Yaïr Pinto
Editado por Aileen Mostajo LeyJuan Rottenwöhrer, Rabea DauweMarius Eubel y Viktoria Belloth
Ilustrado por Huixuan Liang
Traducido por Diana Rejón
~~~

Author

  • Yaïr Pinto

    Yaïr Pinto is a cognitive psychologist and physicist who works as an assistant professor at the psychology department of the University of Amsterdam in the Netherlands. His main interests are how the brain creates consciousness, and to what extent we possess free will.

Yaïr Pinto

Yaïr Pinto is a cognitive psychologist and physicist who works as an assistant professor at the psychology department of the University of Amsterdam in the Netherlands. His main interests are how the brain creates consciousness, and to what extent we possess free will.