Knowing Neurons
Neuro noticiasAprendizaje y memoriaSalud mental

El Cerebro Femenino bajo Anticonceptivos Hormonales

Artículo original: The Female Brain on Hormonal Birth Control, Talia Oughourlian

Traducido por Isha Das

Editado por Lisa Scherer, Amalie Sandhop, Clara Weber, Léa Désormière y Tamara Duric

~~~

Los anticonceptivos hormonales se introdujeron hace más de 60 años (OBOS Contributors, 2021), y algunos elogian la píldora anticonceptiva como una de las mayores invenciones científicas del siglo XX (The Economist, 1999). La creación de la píldora anticonceptiva marcó un momento crítico en la ciencia y la historia en el cual los procesos biológicos humanos se entendieron lo suficiente como para ser imitados, y proporcionó a las mujeres una libertad sin precedentes. En los Estados Unidos, se estima que 9 millones de mujeres utilizan la píldora anticonceptiva (CDC, 2019), pero ¿cómo afecta el control hormonal de natalidad al cerebro?

Una breve historia del control de natalidad hormonalEn 1951, el químico Carl Djerassi sintetizó el primer anticonceptivo oral extrayendo noretisterona, un imitador de la progesterona, de la raíz del ñame salvaje mexicano (Ball, 2015). La progesterona se produce en los ovarios y es responsable de preparar el revestimiento del útero para potencialmente aceptar un óvulo fertilizado después de la ovulación (Endocrine Society, 2022). La primera píldora anticonceptiva oral aprobada por la FDA en 1960 contenía altas concentraciones de progestina (10,000 microgramos) y 150 microgramos de estrógeno, mientras que hoy en día las píldoras de tercera generación contienen entre 50-150 microgramos de progestina y 20-50 microgramos de estrógeno (Knowles & Ringel, 1998; Cooper et al., 2022). Al igual que la progesterona, el estrógeno está involucrado en la preparación del útero para el embarazo y señala la ovulación (Dominguez et al., 2021). Actualmente, están disponibles diversas formas de anticonceptivos hormonales, incluyendo la píldora, un parche transdérmico, un implante, un dispositivo intrauterino (DIU), el anillo vaginal y la inyección.

¿Cómo afecta el control de natalidad a la estructura cerebral?

“…concluyendo así que los anticonceptivos hormonales causan cambios neuroplásticos similares a los que acompañan a las fluctuaciones hormonales normales.”

Las técnicas de neuroimagen, incluyendo la resonancia magnética anatómica y con imágenes ponderadas en difusión (MRI), proporcionan herramientas poderosas para investigar de forma no invasiva la macro y microestructura del cerebro humano. Estas técnicas permiten a los científicos examinar la influencia de los anticonceptivos hormonales en el cerebro. Mediante la resonancia magnética (ingl.: Magnetic resonance imaging, MRI), un estudio descubrió que las mujeres que utilizaban anticonceptivos hormonales presentaban un mayor volumen de materia gris (la región del cerebro donde se encuentran los cuerpos celulares neuronales) en la corteza prefrontal, los giros pre y post centrales, el parahipocampo y los giros fusiformes; regiones respectivamente involucradas en la toma de decisiones, la función sensoriomotora, la codificación de la memoria y el reconocimiento de objetos en comparación con mujeres sanas que no usaban anticonceptivos hormonales (Pletzer et al., 2010). Los investigadores también observaron cambios en el volumen de estas estructuras a lo largo del ciclo menstrual de mujeres que no utilizaban anticonceptivos, concluyendo así que los anticonceptivos hormonales causan cambios neuroplásticos similares a los que acompañan a las fluctuaciones hormonales normales.

Al tener en cuenta el tiempo que las mujeres estuvieron usando anticonceptivos hormonales orales, un estudio realizado por Pletzer Et al. encontró que cuanto más tiempo estaban utilizando la píldora, mayor fue el tamaño de su hipocampo y sus ganglios basales (Pletzer et al., 2019). Se sabe que el hipocampo está involucrado en el aprendizaje y la consolidación de la memoria, mientras que los ganglios basales desempeñan un papel importante en el aprendizaje motor. Es interesante que Pletzer et al. hayan descubierto que la interrupción de los anticonceptivos orales provocaba una reducción del tamaño del hipocampo de nuevo a los niveles iniciales, lo que revela que algunos de los efectos estructurales de los anticonceptivos hormonales pueden ser reversibles, mientras que otros, como los de los ganglios basales, pueden no serlo. Mientras que otro estudio observó que, después de 3 meses de uso de anticonceptivos hormonales, hubo una disminución en el volumen de la sustancia gris en la amígdala, una región cerebral responsable del procesamiento del miedo y el bienestar psicosocial, pero no encontró cambios en el rendimiento cognitivo (Lisofsky et al., 2016). Se requiere una investigación longitudinal adicional con muestras grandes para comprender mejor cómo los efectos estructurales de los anticonceptivos hormonales pueden influir en la plasticidad cognitiva.

¿Cómo afecta los anticonceptivos a la estructura cerebral?

“Los estudios revelaron que las mujeres que toman anticonceptivos orales presentaron una memoria verbal mejorada…”

Al igual que ocurre con muchos medicamentos, los anticonceptivos hormonales pueden influir en la neuroquímica y, por lo tanto, en la función cerebral. La resonancia magnética funcional, o fMRI, es una técnica común utilizada para estudiar la conectividad funcional inherente (sincronía entre regiones cerebrales distintas), así como para determinar qué áreas del cerebro están involucradas en una tarea específica. Dado que previamente se han observado diferencias en la estructura del hipocampo en mujeres que toman anticonceptivos hormonales, varios estudios han investigado el impacto de los anticonceptivos hormonales en la memoria de trabajo. Los estudios revelaron que las mujeres que toman anticonceptivos orales mostraron una memoria verbal mejorada (Mordecai et al., 2008), una reducción de la pérdida de memoria debido al cortisol (Kuhlmann & Wolf, 2005) y una memoria de trabajo superior durante la privación de sueño (Wright & Badia, 1999) en comparación con las no usuarias. Un estudio que utilizó la fMRI durante una tarea de generación de verbos, en la cual a las participantes se les mostraba un sustantivo y se les pedía que pensaran en el verbo correspondiente, encontró que las mujeres que tomaban anticonceptivos hormonales mostraban una mayor activación en áreas específicas de la tarea en el cerebro en comparación con las no usuarias (Rumberg et al., 2010).

Un efecto secundario común de los anticonceptivos hormonales es la alteración en el estado de ánimo y la irritabilidad. Para evaluar el impacto potencial, un estudio implementó una tarea de coincidencia de expresión facial emocional durante una exploración de fMRI. Los investigadores encontraron que después de 21 días de tratamiento con anticonceptivos hormonales, las mujeres experimentaron una disminución de la actividad en la ínsula, el giro frontal medio y el giro frontal inferior (Gingnell et al., 2013). Además, estos cambios en la actividad se correlacionaron con una mayor depresión y síntomas de cambios de humor. Es importante señalar que estos hallazgos se encontraron en una subpoblación de mujeres que previamente habían experimentado efectos secundarios adversos en el estado de ánimo debido a los anticonceptivos hormonales.

Además, los investigadores han investigado el efecto de los anticonceptivos hormonales en el procesamiento neural de recompensas. Mediante formas de recompensa relacionadas con la comida y el dinero, los estudios encontraron que algunas mujeres que tomaban anticonceptivos hormonales experimentaban una mayor activación de las regiones cerebrales involucradas en el procesamiento de recompensas, incluyendo la amígdala, la ínsula y el putamen (Bonenberger et al., 2013; Arnoni-Bauer et al., 2017). También se ha asociado a los anticonceptivos hormonales con cambios en la preferencia de pareja, en los que la píldora puede influir en la percepción de la atracción de una pareja y en la preferencia general (Alvergne & Lumaa, 2009). Un estudio administró oxitocina, una hormona involucrada en la formación de vínculos de pareja, a mujeres que no estaban tomando anticonceptivos hormonales cuando veían fotos de sus parejas, y encontró un aumento en la percepción de atractivo y actividad en el núcleo accumbens y el área tegmental ventral (VTA), regiones del cerebro relacionadas con la recompensa y la motivación (Scheele et al., 2016). La misma respuesta no se observó en las mujeres que estaban usando anticonceptivos hormonales.

Por último, se utilizó la fMRI en estado de reposo para estudiar la conectividad funcional del cerebro en ausencia de una tarea específica. Durante el reposo, los investigadores encontraron alteraciones en la red de modo por defecto, una red de regiones cerebrales activas cuando una persona no está involucrada en una tarea o proceso cognitivo, y la red de control ejecutivo, una red responsable de tareas cognitivas de alto nivel, en mujeres que toman anticonceptivos hormonales, así como a lo largo del ciclo menstrual normal en las no usuarias (Petersen et al., 2014).

Direcciones Futuras

En conclusión, los investigadores han descubierto alteraciones significativas en la estructura y función del cerebro en mujeres que toman anticonceptivos hormonales, pero todavía no hemos logrado dilucidar el impacto de estas alteraciones en la calidad de vida y el bienestar general de las mujeres. Además, ciertos hallazgos en este campo son contradictorios y demuestran la necesidad crucial de realizar estudios más amplios y sistemáticos que tengan en cuenta las variaciones en los niveles basales de hormonas en las usuarias y no usuarias de anticonceptivos hormonales. La investigación ha revelado resultados diferentes a lo largo del ciclo menstrual normal y de las fluctuaciones hormonales normales, factores que deben tenerse en cuenta en futuras investigaciones. Se deben llevar a cabo estudios longitudinales para investigar tanto los efectos a corto como a largo plazo de los anticonceptivos hormonales en el cerebro. Además, se están llevando a cabo nuevos ensayos clínicos para investigar la eficacia de las píldoras anticonceptivas hormonales para hombres, lo que requerirá investigaciones adicionales sobre los efectos de los anticonceptivos hormonales en el cerebro masculino.

Además, se están llevando a cabo nuevos ensayos clínicos para investigar la eficacia de las píldoras anticonceptivas hormonales para hombres…

~~~

Escrito por Talia Oughourlian
Ilustrado por Himani Arora
Editado por Carolyn Amir, Vincent Medina y Lauren Wagner
Traducido por Isha Das
Editado en español por Lisa Scherer, Amalie Sandhop, Clara Weber, Léa Désormière, Tamara Duric

~~~

¡Conviértete un patrocinador!

Author

  • Talia Oughourlian

    Talia Oughourlian está persiguiendo un doctorado en Neurociencia en UCLA bajo la tutoría del Dr. Benjamin Ellingson. Su investigación de tesis utiliza la neuroimagen para caracterizar las alteraciones estructurales y funcionales dentro del cerebro de pacientes con mielopatía cervical degenerativa (DCM) durante la progresión de la enfermedad y después de la intervención quirúrgica. Más aun, su investigación tiene como objetivo evaluar la relación entre el grado de compresión de la médula espinal y las alteraciones supraspinales ascendente, así como la reorganización cerebral microestructural y funcional dependiente del sexo en pacientes con DCM. Además, Talia ha estudiado el metabolismo de los tumores cerebrales y el valor pronóstico de los biomarcadores de imagen de acidez e hipoxia de los tumores. Talia recibió su bachillerato con honores en Neurociencia Computacional de USC en 2018. En su tiempo libre, a Talia le gusta pintar, hornear y hacer caminatas con su cachorro Mila.

Avatar photo

Talia Oughourlian

Talia Oughourlian está persiguiendo un doctorado en Neurociencia en UCLA bajo la tutoría del Dr. Benjamin Ellingson. Su investigación de tesis utiliza la neuroimagen para caracterizar las alteraciones estructurales y funcionales dentro del cerebro de pacientes con mielopatía cervical degenerativa (DCM) durante la progresión de la enfermedad y después de la intervención quirúrgica. Más aun, su investigación tiene como objetivo evaluar la relación entre el grado de compresión de la médula espinal y las alteraciones supraspinales ascendente, así como la reorganización cerebral microestructural y funcional dependiente del sexo en pacientes con DCM. Además, Talia ha estudiado el metabolismo de los tumores cerebrales y el valor pronóstico de los biomarcadores de imagen de acidez e hipoxia de los tumores. Talia recibió su bachillerato con honores en Neurociencia Computacional de USC en 2018. En su tiempo libre, a Talia le gusta pintar, hornear y hacer caminatas con su cachorro Mila.